Las maletas y su evolución en el tiempo

maleta

¡Qué chulo es irse de viaje y disfrutar los placeres de la vida! solo necesitarás piezas esenciales que se ajustarán perfectamente a la maleta, tu verdadera compañera de aventuras y experiencias. ¿A quién engañamos? Siempre forzamos a la pobre maleta y terminamos llevando cosas que nunca usaremos durante la estadía.

La maleta siempre ha sido indispensable durante los viajes, desde tiempos antiguos este acompañante debía de tener cualidades que resistieran a los grandes recorridos. A caballo, en tren o en avión.

Por qué resistente, pues porque en su interior siempre hay cosas de valor que nosotros como viajeros decidimos transportar de un lado a otros. Objetos sensibles, delicados, o frágiles.

Tras una larga búsqueda, se dice que fueron los legionarios quienes inventaron dicho artilugio para poder viajar y disfrutar del turismo, debido al trabajo de exploración mediante las vías romanas.

Se dice que la maleta fue evolucionando al igual que la historia del transporte. Es decir, a medida que el sistema de transporte mejoraba, la maleta evolucionaba o se perfeccionaba para mayor comodidad.

Los estilos, estampados y materiales con los que se diseñaba y confeccionaban las maletas en tiempos antiguos era “tendencia” para la época. Las señoritas de familias adineradas tenían variedad en sus closet. Los modelos más exquisitos y refinados, hasta distintas formas. Circulares, cuadradas y algunas de mano en forma de corazón donde preferían guardar sus zapatillas.

Todas ellas fueron cambiando, pasaron por una serie de metamorfosis hasta convertirse en lo que hoy son, nuestras compañeras de viajes fieles. Amamos empacar pero no desempacar, y esto es desde los inicios del siglo XIX, donde se usaban bolsas de viaje que fueron tomando forma.

Algunas eran diseñadas gruesas o con falta de estilo, pero su estructura soportaba largos caminos. Madera en su mayoría, cubiertas por una resistente piel de vaca.

Pero no todas las personas podían costearse viajes. Vacacionar era algo exclusivo, convirtiéndose en un acto más de estatus. A su vez, estas amigas debían mejorar su apariencia y diseños para reflejar una calidad de vida y economía excelentes.

Quizás la primera marca que patentó un concepto de “maleta” cómoda fue la industria de equipajes Briggs & Riley, durante los años 70. Esta compañía diseño una maleta de cuatro ruedas y una cuerda para tirar de ellas. Poco tiempo después empezó el auge del carrito rodante en los aeropuertos.

Pero lo cierto es que durante el siglo XXI, los fabricantes fueron perfeccionando su diseño, tamaños y mejorando la imagen para poder ser más comercial y venderse como pan caliente. ¿Quién no necesita una de estas?

Los actuales diseños que existen en el mercado juegan con la imaginación, texturas y formas. Algunas vienen con dos ruedas, modelos más sofisticados traen tres para mayor agarre y hasta cuatro lo que permite que no se tambalee, brindado mayor soporte cuando no se quiera sujetar.

Todo sobre la maleta de viaje

Te encanta viajar, de eso si no hay duda. El problema, leve pero importante, es que cada vez que lo haces tienes que armar tu maleta ¿cierto? y es aquí cuando surgen inconvenientes como el espacio insuficiente, la ropa arrugada, no hay espacio para cosas delicadas, la maleta supera el peso permitido, y pare de contar.

Para ayudarte un poco, y hacer que tu viaje sea pura felicidad de principio a fin, aquí te daremos algunos consejos para que armes tu maleta y triunfes en el proceso.

Ten en Cuenta los Tipos de Maleta

En caso que aún no hayas comprado una maleta y quieras hacerlo, ten en cuenta que existen varios tipos de equipaje, y dependiendo del viaje, hay algunos que pueden adaptarse mejores que otros.

El tipo de maletas que escojas dependerá del destino, el tipo de transporte y del tiempo de viaje. Por ejemplo, si vas a viajar vía terrestre con transporte compartido, te recomendamos el equipaje pequeño y con rueditas, fácil de trasladar.

Por el contrario, si viajas en aerolíneas, te recomendamos las maletas con suficiente espacio y con cubiertas resistentes, ya que en las aerolíneas el equipaje suele sufrir varios impactos que no podemos prevenir.

Otro ejemplo, si vas a destinos tropicales o montañosos, vas a utilizar varios transportes y te hospedarás en más de un lugar, lo más conveniente será una mochila tipo camping, que son lo suficientemente espaciosas y prácticas.

Haz una Lista de Todo lo que Necesitas Llevar

Para armar el equipaje ten claro una cosa: la organización es la clave del éxito.
Si no quieres que nada se te olvide y no tener percances al momento de armar tu maleta, te recomendamos que organices todo lo que tienes que llevar en una buena lista. De esta forma garantizas llevar todo lo que necesitas y el tiempo de armado de equipaje se reduce casi a la mitad.

Protege los Artículos Electrónicos

Si vas a llevar varios artículos electrónicos, como tu laptop, tablet o tu cámara fotográfica, te recomendamos empacarlos en tu bolso de mano.

Otra opción, pero un poco más costosa, es recurrir a los equipajes especializados, como es el caso de las mochilas para cámaras o los porta laptops.

Procura Llevar el Abrigo Puesto

Para dejar espacio libre en tu maleta, procura llevar lo más voluminoso puesto, como es el caso del abrigo.
Hay Formas de Encajar Todo a la Perfección

Hay más de una técnica de armado de equipaje, que te ayuda a encajar todo a la perfección y así ahorrar muchísimo espacio.

Una de ellas es la de enrollar todas tus prendas de ropa. Así aprovechas mejor el espacio y evitas que tus prendas se arruguen en exceso.

Otro consejo estrella, es aprovechar el espacio interno de tus zapatos, en donde puedes meter algunos artefactos electrónicos, dinero, medias, etc.

Otras cosas que puedes tener en cuenta, es la de llevar bolsas plásticas para tus zapatos, para la ropa sucia, para tus cosméticos, la ropa mojada o para cualquier emergencia.
También, al momento de guardar tu ropa, puedes armar tus conjuntos, así evitas llevar más prendas de las necesarias.

Sin más que decir ¡Feliz viaje!

Trucos para que la ropa no se arrugue en la maleta

ropa-delicada

Lograr que la ropa llegue impecable a su destino a veces es tan complicado como pretender quitar las arrugas sin plancha. Aquí os acercamos una serie de trucos para que consigáis que la ropa no se os arrugue, o al menos, no tanto.

Es importante que hagas una lista. Antes de pensar en cómo colocar los elementos visualiza todos tus looks y prepara un listado con los planes que vas a hacer. Anota cuántas veces vas a salir a cenar, si tienes prevista una fiesta o si vas a caminar mucho para decidir qué tipo de prendas te harán mejor servicio.

Mejor pon las prendas dos en uno. Piensa en básicos que te den un doble juego: una camisa vestido, un body que pueda servirte de top y de lencería, un pijama convertible en kimono… Seguro que tu armario te da más juego del que pensabas.

Si optas por llevarte prendas muy delicadas, el papel cebolla puede ser la solución. Colócalo entre ellas para suavizar la presión y las posibles arrugas. Coloca primero las prendas que más pesen y ocupen como los pantalones o los jerseys. Por le contrario, las más finas o delicadas deberían colocarse en la parte superior para evitar que queden tan ‘atrapadas’. Las prendas de lana, punto, denim o algodón, mejor enrolladas, así ocuparán menos. Un truco que hemos aprendido de la japonesa Marie Kondo, experta en esto de la organización de ropa.

En el caso de que tu destino requiera vestir de etiqueta coloca los trajes, blazers (que no deben ir abrochadas sino cruzadas con las mangas hacia delante y dobladas hacia dentro) y vestidos de noche, al final. En el caso de las camisas, siempre ‘enfrentadas’, una sobre otra, y con los cuellos levantados.

Haz un sobre con la ropa. Esto está especialmente indicado para los vestidos y chaquetas. Consiste en poner la falda del vestido o el cuerpo de la chaqueta en el fondo de la maleta dejando que sobresalga el resto. En su interior, puedes poner la ropa enrollada y al terminar, cubrirlo con el cuerpo del vestido o con las mangas de la chaqueta.

En cuanto a los cinturones, debes ponerlos pegados a las paredes interiores siguiendo la forma de la maleta. Ocuparán menos espacio y evitarás los temidos enganchones.

Los zapatos, siempre en bolsas separadas. Es la mejor manera de que no estropeen el resto de tu ropa. Colócalos encajados el uno en el otro para aprovechar el espacio.

El neceser debe colocarse siempre al fondo de la maleta, no lo pongas sobre la ropa. Así evitarás que la arrugue o manche en caso de que se salga algún producto (asegúrate de que todo está bien cerrado).

No te olvides que otro truco útil es aprovechar el vapor de la ducha para reducir las arrugas más pronunciadas. Suena complicado pero es muy sencillo. Solo tienes que colgar la prenda en una percha, lo más cerca posible del vapor, y dejar que este actúe.

Consejos para hacer la maleta perfecta en invierno

La ropa de invierno pesa y ocupa más así que seguir una serie de consejos para que no nos falte de nada en la maleta y que tampoco pese de más es fundamental. Presta atención a estos tips para hacer la maleta perfecta en invierno. ¡Notarás la diferencia!

Lo primero que debes hacer es preguntarte cuántos días estaré fuera de casa. Para ello tendrás que calcular qué es lo que necesitarás y repite si es necesario.

También es fundamental que te informes sobre el tiempo que hará. Conseguirás evitar sorpresas. Consulta qué temperatura y fenómenos atmosféricos se esperan en el lugar al que vas a viajar.

Piensa en el tipo de viaje que vas a hacer porque dependiendo del medio de transporte y el viaje, el tipo y la cantidad de ropa será muy diferente. No es lo mismo viajar a hacer una escapada romántica que ir un fin de semana a una casa rural a hacer senderismo.

Una vez tengas claro todos estos puntos, comienza por lo imprescindible y evita las prendas que no sabes si realmente usarás. Pon las cosas básicas como la ropa interior, calzado, un par de pantalones, camisetas y algún jersey. Elige un modelo para cada día y piensa qué actividades o planes tenéis y adapta la ropa a ellos. Después entre toda tu ropa elige un conjunto o modelo por día y mételo en la maleta. Intenta hacer elecciones versátiles.

Ten también presente que el calzado es una de las cosas que más ocupan así que es fundamental que pienses qué calzado puede venirte mejor. La mejor elección siempre es el calzado cómodo y un par de zapatos más elegantes. Si tienes planeado ir algún sitio que exija un mínimo de etiqueta, escoge un par de zapatos que te pueda valer para diferentes días.

Evita echar aquellas prendas con demasiado volumen: abrigos grandes, bufandas, sombreros, botas, paraguas, etc. En el caso de que tengas que hacerlo usa bolsas de vacío, comprimen la ropa al máximo, de tal forma que su grosor se reduzca a unos pocos milímetros. En el caso de que no dispongas de bolsas, entonces no dobles los pantalones, las camisas o los jerséis, enróllalos. Así evitarás bastantes arrugas y además ocuparán mucho menos espacio.

Un truco para ahorrar espacio es que metas la ropa interior, los cinturones y demás objetos pequeños dentro de los zapatos. Asimismo, no guardes los zapatos juntos, sino que colócalos en bolsas individuales.

En el caso de los complementos lo mejor será que escojas una bufanda o pañuelo, como mucho dos. Cuidado con los bolsos y zapatos, lleva sólo lo imprescindible. Y si crees que has puesto algo que no vas a llevar… quita todo aquello que no sepas seguro que te vas a poner.

Además será útil que uses las huecos para proteger tus aparatos electrónicos: Enrolla bien los cargadores del móvil, de la cámara, de la tablet y los cascos, y colócalos en todos los huecos que encuentres, por muy pequeños que sean, seguro que caben.

Trucos para limpiar las maletas

Las maletas, como ocurre con la mayoría de objetos, se deben limpiar cada cierto tiempo. A continuación te dejamos una serie de trucos para poder limpiar tus maletas sin dañarlas. El primer paso para limpiar la maleta correctamente es vaciarla por completo. Mira bien que no te dejes nada en los bolsillos o compartimentos interiores.

En el caso de que tengas pegatinas, tendrás que quitarlas y lo mismo ocurre con las etiquetas de facturación. Así también lograrás evitar confusiones de embarque, por si en un futuro volamos de nuevo con la misma maleta. Tras esto comenzamos por limpiar el interior de la maleta. Sólo tendréis que usar un aspirador de mano.

Para la parte exterior de la maleta, si lo que tienes es una maleta de viaje rígida de policarbonato o polipropileno, sólo tendrás que pasar por su superficie un paño húmedo. Usa una mezcla de agua templada con jabón neutro y luego pasa un paño seco para no dejar huellas o muestras de agua en la superficie.

En el caso de que tus maletas sean blandas o semirígidas es mejor que emplees para ello un cepillo de púas blandas. Así lograrás eliminar los restos de polvo y suciedad de los tejidos. En el caso de que haya alguna mancha en la tela, podemos utilizar la misma mezcla de antes a base de agua y jabón neutro ayudados con un paño, y secar inmediatamente después con un secador de pelo para no afectar la coloración de los tejidos. Este tipo de maletas de tela con muy cómodos de usar porque están fabricadas con materiales muy resistentes, pesan poco y son fáciles de guardar. El mayor problema viene a la hora de limpiarlas, ya que el tejido se puede ensuciar con facilidad.

Si tu maleta es de cuero no olvides que estas maletas necesitan un cuidado especial y meticuloso, dadas las características del material. Así que, deberéis llevar un cuidado especial, aplicando y no en excesiva cantidad una crema especial de marroquinería o leche hidratante y darle brillo con un paño muy suave. Dejar secar el producto y aclarar lo excesos con un paño humedecido con agua, si fuera necesario.

Un buen modo de lograr que no se ensucie demasiado es precintándola. Cada vez son más las personas que hacen esto y por eso no es de extrañar encontrar en rollos para poder hacerlo desde allí.

Hay que tener en cuenta que una vez en casa después del viaje, y tras haberla limpiado como hemos indicado anteriormente, es recomendable guardar nuestras maletas en fundas de tela o de plástico en un lugar que no reciba luz. A la hora de almacenarlas, podemos aprovechar los diferentes tamaños de las maletas para guardar una dentro de otra.

Anotad estos útiles consejos para limpiar vuestra maleta tras las vacaciones y notaréis y mucho la diferencia. Seguro que lograréis que vuestra maleta dure mucho más tiempo. Preservaréis la maleta y ahorraréis porque os durará más. Vuestras maletas merecen el mejor cuidado posible.

Consejos para hacer la maleta en tu luna de miel

Si os vais de luna de miel y no sabéis ni por dónde empezar a la hora de organizar la maleta, tomad nota de estas recomendaciones que os harán tomar decisiones acertadas y no llevar ni una prenda de más.

No te olvides del neceser

Lo primero que debes hacer es una lista de todos los artículos de higiene y belleza que usas en un día, ve imaginando desde que te levantas hasta que te duermes. Cepillo de dientes, pasta Dental, algodón para desmaquillar o toallitas limpiadoras, cremas y jabones de limpieza facial, crema depiladota, maquillaje, etc.

Pensad en el tipo de destino

A la hora de seleccionar la ropa que debéis llevar es fundamental que tengáis en cuenta el destino al que vais. En qué estación están, el tipo de turismo que vais a hacer, si vais a asistir a algún evento o no, etc.

Una muda por día

No hace falta que os llevéis más de una muda por día así que escoged exactamente las piezas que necesitéis para cada día pero no llevéis nada “por si acaso”. Ese tipo de costumbres son las que al final sobrecargan de más las maletas y pensad que sois dos.

La disposición es fundamental

Hay varios trucos a la hora de doblar la ropa para que quepa más. Por ejemplo, hacer pequeños rollos con ella es mucho más cómodo y os permitirá ganas más espacio que si la dobláis y colocáis de manera extendida por la maleta.

Cuidado con los zapatos

Los zapatos son los que más bulto hacen, así que no quieras llevarte zapatos de todos colores para combinar con cada cosa que lleves, mejor escoge lo básico y en colores combinables como el negro y el blanco. Los zapatos básicos son unas botas planas en el caso de que te vayas en invierno, unas zapatillas tipo tenis o unas sandalias. Si crees que vais a salir de fiesta no te olvides de unos stilletos y listo.

No te olvides de algunos documentos

Fundamental que ambos preparéis con tiempo algunos documentos que serán imprescindibles para poder viajar. El pasaporte de los dos y los billetes, por supuesto, y también es recomendable llevar una buena guía turística de la ciudad que vayáis a visitar.

Apuesta por maletas XL

A pesar de todo, es muy difícil que entre ambos no llenéis una maleta así que lo mejor será que optéis por una de grandes dimensiones para aseguraros que hasta lo imprescindible os coge. Además pensad que es probable que en la ciudad de destino acabéis comprando algo nuevo o souvenirs a vuestros seres queridos que luego tendrán que introducirse en la maleta.

Recuerda que tendrás ropa sucia

Con el paso de los días generarás ropa sucia. Será muy útil llevar bolsas vacías para meter la ropa sucia y tener en cuenta que al hacer la maleta de regreso no estará doblada como la ropa limpia y ocupará un espacio algo mayor.

Con estos consejos lo único que te quedará ya será llevar muchas ganas de pasarlo bien.

Cómo colocar la ropa en la maleta

Colocar correctamente las cosas en el interior de la maleta es fundamental. Empieza situando las prendas de vestir que se arruguen menos y que requieran un trato menos delicado, como vaqueros, jerseys de lana, zapatos o neceser, en el fondo, y reserva la parte superior a los objetos más delicados. Toma nota porque te contamos el mejor modo.

Lo primero serán los zapatos.

Si quieres organizar bien tu maleta, un truco es aprovechar el calzado para rellenarlo con calcetines o prendas de pequeño tamaño enrolladas. Después, colócalos cerca de las ruedas en posición enfrentada y completa los huecos libres que quedan entre ellos.

Enrolla tus camisetas

Las camisetas es mejor llevarlas enrolladas. Este es uno de los consejos más repetidos para ahorrar espacio cuando vamos de viaje. En este vídeo del canal Jóvenes en acción proponen superponer varias camisetas antes de enrollarlas para maximizar el resultado. Otra posibilidad sería doblar las camisetas en pequeños rectángulos y colocarlas en la mochila agrupadas en vertical. Lograrás aumentar el espacio disponible.

Coloca las prendas en capas

Lo mejor que puedes hacer es poner varias capas de pantalones y vestidos estirados: para conseguirlo hay que centrar las prendas y dejar que sobresalgan de la maleta los extremos. Una vez esté todo colocado, se van doblando los bordes en capas, quedando unas prendas dentro de otras.

Además, si tu viaje es largo y precisas de mucha ropa, puedes optar por poner la ropa en bolsas al vacío. Reducirán notablemente el espacio y llegarán a su destino en condiciones óptimas

La ropa interior cabrá un cualquier lugar

La ropa interior, aunque no lo creas, puede servirte para rellenar las hombreras de las chaquetas como indican en esta guía para viajar en familia elaborada por una conocida marca de maletas.

Tus americanas ya no se arrugarán

Una opción para guardar las americanas es ponerlas del revés y enrollarlas, lo que hará que tampoco se arruguen mucho.

Cuidado con los cinturones

En lugar de doblar los cinturones, colócalos estirados en los bordes o acomódalos en el cuello de las camisas para que estas no se doblen ni ensucien.

Da una nueva vida a la funda de las gafas

Usa las fundas de las gafas para guardar los cargadores del móvil, de la tableta o los auriculares

Por otro lado ya sabes que lo mejor para hacer una buena maleta es no cargar con exceso tu equipaje. Además de la incomodidad de acarrear objetos innecesarios, corres el riesgo, si viajas en avión, de sobrepasar los límites de peso establecidos.

Te puede venir bien colocar de forma ordenada todas las pertenencias que tienes previsto llevarte encima de la cama, ya que permitirá hacerte una idea del espacio que ocuparán en la maleta. Además, es un buen ejercicio de criba, ya que además de percatarte del exceso de equipaje, también verás que posiblemente no precisas tantas cosas.

Si tienes previsto facturar el equipaje, es importantísimo que te asegures de que el peso se ajusta a los requisitos establecidos por la compañía aérea, ya que, si no es así, te verás obligado a pagar un recargo.

Apps que te ayudarán a hacer la maleta

¿Cada vez que tienes que hacer la maleta te cuesta bastante? Presta atención a estas aplicaciones para móviles que te ayudarán con esta tarea.

Travel List

Esta aplicación funciona mediante un sistema de alarmas pensado para los viajeros más despistados y olvidadizos. Se trata de una aplicación que permite completar una lista con todo lo que uno quiera meter en la maleta, organizando los objetos según diferentes categorías. Desde ropa a documentos, productos de aseo, pudiendo además establecerse una alarma. Esta aplicación es infalible porque si uno sale de casa habiendo olvidado meter en la maleta alguna de las cosas que apuntó, saltará una alarma.

Packing Pro

Esta aplicación es bastante completa y tiene múltiples opciones de presentación. Esta aplicación permite hacer diferentes clasificaciones en función de lo que quieres meter en la maleta, todo ello en diferentes categorías. Además podrás enviarte estas listaspor email y exportarse a diferentes dispositivos.

TripList

Esta aplicación te permitirá crear listas de equipaje y organizar todo en función de diferentes categorías. Además otra de las grandes ventajas de esta aplicación es que guarda las opciones que uno añade y las conserva para la próxima lista de viaje.

Closet

Si por algo se caracteriza esta aplicación es por ser muy gráfica. Una de sus grandes ventajas es que permite fotografiar con la cámara del móvil cada una de las prendas que uno quiera luego añadir a su equipaje y organizar estas fotos por categorías. Se pueden hacer clasificaciones por colores y permite anotar, junto a cada prenda, datos como cuando fue la última vez que te la pusiste. También tiene un calendario en el que marcar lo que ponerse cada día. Se trata de una opción completa que se puede descargar de manera gratuita.

Stylebook

Esta aplicación te permitirá organizar las prendas de ropa así como los accesorios. Se trata de una app muy intuitiva y fácil de utilizar. Si te la descargas verás que tiene diferentes opciones. Entre ellas está clothing, una pestaña a modo de inventario de las prendas añadidas, Look, una opción que te permitirá diseñar diferentes looks a partir de los objetos insertados, Calendar para ver qué ponerte cada día. Además Stylebook calcula el partido que uno le saca a su ropa, al clasificar las prendas de menos a más usadas.

Suitcase

Esta aplicación es una opción sencilla y correcta. Si te la descargas verás que se trata de una app que te permite organizar todo lo que uno planea llevarse de viaje según diferentes categorías -con más de 640 posibles objetos a incorporar en su maleta: bikini, pasaporte, gafas de sol. Además otra de las ventajas de esta aplicación es que te permite crear nuevas ítems y categorías, al gusto y 100% personalizadas. Y en caso de que tengas que montar un avión, Suitcase ye indica el peso aproximado de tu equipaje, según los objetos que añadió y en función a éste y a su compañía aérea, si debe facturar o no. Sin duda una opción útil y de descarga gratuita.

Trucos para que no pierdan tu maleta

Una de las pesadillas de todas las personas que se dedican a viajar es la de perder la maleta. Con estos trucos que eso ocurra será bastante más difícil. Toma nota de ellos y no dudes en aplicarlos.

1. No pongas demasiado peso

Aunque creas que este aspecto no puede afectar lo hace y mucho. La mayoría de compañías controlan el peso de las maletas y tienen tarifas adicionales en caso de exceso de equipaje para poder facturarla. Además, para agilizar el transporte de las maletas hasta el avión suelen lanzarlas con más bien poco cuidado, por lo que si tu maleta pesa mucho, su caída será peor y puede que se rompa y el equipaje acabe saliéndose.

2. El Check-in, la clave

Aunque quizá no lo supieras hacer Check-in a tiempo es una de las claves para lograr preservar tus maletas. Gran parte de las maletas que se suelen perder son las que se facturan a última hora. Esto es así porque no hay tiempo físico de embarcarlas en el avión y se mandan con el siguiente vuelo. Lo mejor es que tus maletas viajen contigo para no tener ningún tipo de problema, no realices este trámite a última hora y evitarás esto.

3. Los vuelos, mejor directos

Si tienes la posibilidad de elegir entre vuelos directos y vuelos con escalas, los directos serán mejor. Piensa que los vuelos directos pierden muchas menos maletas que los vuelos en los que se hace escala, ya que los tiempos de espera en ocasiones no son suficientes como para que tu maleta logra ir de un avión a otro, por lo que puede ser que no viaje contigo y la acabes perdiendo. En el caso de que tengas que hacer un vuelo con escala, debe pasar al menos una hora entre vuelo y vuelo para que tú puedas ver que llevas tu equipaje.

4. Elige una maleta llamativa

Si tienes una maleta muy identificable será más difícil que la pierdas de vista. Además en el momento en el que vayas a comprar tu maleta, lo mejor será que adquieras un modelo más económico, porque las mas caras suelen atraer a los ladrones de equipaje. También es aconsejable que escojas un color llamativo como para que reconozcas la maleta incluso desde lejos.

5. Quita etiquetas que puedan confundir

Quizá eres de esas personas que suelen dejar las etiquetas de otros vuelos como recuerdo pero lo cierto es que sólo pueden hacer que el personal de la aerolínea se equivoque y mande tus maletas a otro lugar.

6. Asegura tu equipaje

Si sueles volar con elementos de valor elevado debes asegurar tus pertenencias. Objetos como aparatos electrónicos, joyas o cualquier cosa de precio más elevado deben ser asegurados puesto que esto sería lo más recomendable. Todo ello tendrás que declararlo para poder obtener un seguro para tus pertenencias, ya que el precio de una maleta estándar está estipulado y no te pagarán por algo que no saben seguro si está en tu maleta o no. Será el modo más seguro de viajar.

Trucos para ahorrar espacio en la maleta

maleta

¿Eres de esas personas a las que les gusta llevar muchas cosas en la maleta y sin embargo no suele encontrar espacio suficiente? Toma nota de estos trucos que te permitirán ahorrar el espacio que necesitas en tu maleta. Muy útiles sobre todo si vas a hacer un desplazamiento largo de varios días.

Para las cosas más pesadas, encaje a modo de puzzle

En el caso de las piezas más pesadas que tengas que llevar lo mejor será que las coloques en fondo de la maleta. Y es que los enseres más duros y pesados, como puedan ser el neceser, las cajas de zapatos etc es mejor colocarlas en esta parte de la maleta. En cuanto al modo de colocarlas el mejor es el ‘modo puzzle’, de tal manera que coincidan al máximo geométricamente.

De este modo lo que se consigue es hacer una primera capa de fondo a base de sólidos que intentaremos que sea lo más plana y uniforme posible. Sobre ella se pueden colocar otra serie de objetos también duros como ordenadores y tabletas y otros dispositivos electrónicos. Si se colocan así a su vez quedarán protegidos de golpes.

Aprovecha los huecos

Un buen modo de conseguir aprovechar al máximo una maleta es ir rellenando los huecos. Para ello podrás colocar en los que se vayan generando los calcetines. También puedes ponerlos en el interior de los zapatos que metas, calzar en el neceser los cargadores del móvil, etc. No dejes espacios por rellenar porque suelen ser muy útiles.

Cuida el modo de doblar la ropa

El modo más habitual y con el que lograrás más espacio es enrollar la ropa. Así conseguirás además que se arrugue además de reducir considerablemente su volumen en la maleta. Otro truco consiste en poner la ropa en bolsas de vacío. De este modo lo que conseguirás será que el paquete enrollado tenga unas dimensiones aún menores y quepa mejor en la maleta.

Antes eso sí, será fundamental que aprendas a cómo doblar la ropa con tal de que se ajuste al tamaño exacto de la maleta. Para ello tendrás que intentar lograr que no sobren pliegues que después contribuyen a ensanchar el volumen ocupado. Así se podrán colocar más capas de ropa. Si se coloca una capa sobre otra entrará mucha más ropa.

Usar el método de la cebolla es otra de las estrategias que te puede ser de gran utilidad. Dicho método consiste en colocar primero las piezas de ropa que son más gruesas sobre la maleta. Todo ello sin plegarlas. A continuación tendréis que colocar las prendas que son más finas hasta llegar a los calcetines y a la ropa interior.

Luego sólo habrá que ir doblando la ropa, de arriba abajo, como si las propias prendas fueran capas de una cebolla. Como tú mismo puedes ver, hay varios sistemas para que quepa más ropa en una maleta y si los pones en práctica te sorprenderá la de cosas que pueden entrar en una maleta por pequeña que sea.