Cómo hacer la maleta enrollando la ropa

En la vida, el orden es imprescindible. Este no solo nos ayuda a recordar dónde tenemos las cosas o a echar mano de ellas de la manera más rápida y eficiente posible, sino también a ganar espacio cuando somos capaces de optimizar la escasez de centímetros para acumular sin presionar cualquier tipo de objeto.

Eso es precisamente lo que tratamos de hacer cada vez que nos disponemos a salir de vacaciones y desempolvamos la maleta para empezar a llenarla de todo aquello que creemos acabaremos echando mano durante nuestros días de asueto y felicidad desbordada.

El problema viene cuando comprobamos que la aerolínea de turno, ya sea para viajes cortos y para viajes intercontinentales, nos exige que cumplamos con unas medidas y, lo que es más restrictivo, con unos pesos máximos que debemos respetar, salvo que estemos dispuestos a acarrear con penalizaciones dosorbitadas que multipliquen exponencialmente el coste de cada billete.

Es entonces cuando comienza ese debate interno de qué debo meter y qué debo dejar, a sabiendas de que todo lo que nos gustaría llevarnos no es posible incluirlo dentro de la maleta. Llegado ese momento, lo ideal es coger papel y boli y tratar de ordenar de mayor importancia a menor aquello que creemos va a resultar de necesidad durante nuestras vacaciones y, acto seguido, comenzar a empaquetarlo todo.

Cómo aprovechar al máximo el espacio de nuestra maleta

Dicho esto, es importante recordar que las maletas se pueden hacer de muy distintas formas. Colocando lo más pesado debajo, realizando divisiones por tipos de objetos, doblando la ropa de distintas maneras para lograr colocar el máximo número o recurriendo a artimañas como la de sacar la ropa de abrigo y llenar los bolsillos hasta arriba de todo lo pesado para llevarla colgando del brazo durante el viaje.

No obstante, está demostrado que la mejor manera de colocar la mayor cantidad de objetos y prendas de ropa dentro de una maleta sin arrugar las prendas y sin perder el orden y la organización dentro de la misma pasa por enrollar las prendas e ir haciendo una suerte de tetris hasta ocupar la última esquina de la maleta.

Tal y como ha venido demostrando la archifamosa amantes del orden Marie Kondo en sus vídeos virales de la red -algo que también han venido haciendo no pocos youtubers a los que no estaría de más echases un vistazo- se trata de doblar la ropa sobre sí misma e ir colocando estos rollos de prendas de vestir en filas.

Se trata, pues, de ver el espacio de la maleta como un clasificador de documentos e ir colocando unos al lado de otros, en vertical y horizontal, haciendo pisos hasta completar todos los litros de los que disponga tu maleta de viaje.

Una estrategia que, si se lleva a cabo de forma óptima, permite apilar los rollos de ropa hasta presionar por completo cada piso de rollos, sin que esto arrugue la prenda en absoluto. Por lo que, además de ocupar el máximo de la maleta, nos permitirá tener todas las prendas a la vista sin necesidad de deshacer la maleta cada vez que deseamos hallar una pieza en concreto.

En cuanto a la ropa interior o los calcetines, lo ideal es, en el caso de los calcetines, guardarlos dentro de los zapatos. En el caso de la ropa interior, lo recomendable sería dejarla perfectamente estirada dentro de las sudaderas o jerseys antes de comenzar a doblarlas.

En relación a los objetos de aseo, si no podemos llevarlos en el equipaje de mano, es recomendable, de nuevo, tratar de colocarlos debidamente embalados en el interior de los zapatos o zapatillas, siendo esta la mejor forma de conseguir espacio-

Si seguimos esta misma fórmula para el resto de objetos, evitaremos tener que rebuscar en el fondo o las esquinas de la maleta cada vez que deseamos rescatar algo sin deshacerla. No obstante, dada la disposición que queda al finalizarse la maleta -y que podemos ver en la foto principal adjuntada en esta entrada- tanto deshacer la maleta como rehacerla resulta tremendamente sencillo, ya que esta se puede ir haciendo y deshaciendo quitando e incorporando bloques, que es en lo que se convierte cada rollo de ropa.

Aunque es posible realizar este proceso en todo tipo de maletas, si lo que queremos es optimizar al máximo el poco espacio del que disponemos y no superar el máximo de peso permitido con el mayor número de enseres en nuestra maleta, te recomendamos que eches mano de una maleta de tapa blanda y sin compartimentos, ya que las maletas de tapas duras suelen superar el kilo de peso. En el caso de que dispongas de una maleta con separadores o cortinillas, mira si puedes deshacerte de estos extras que solo te van a obligar a recortar espacio. Y es que con el método que te planteamos no te hará falta disponer de ningún serparador para portar todo aquello que quieres utilizar en tu próxima aventura.

Si bien esta fórmula no impedirá que, llegado un momento, alcances el máximo de peso permitido por la aerolínea a la que vas a subirte para iniciar tus vacaciones, lo que seguro te permite es conseguir colocar muchas más prendas de las que conseguirías meter doblando la ropa de la manera habitual.

Si tienes alguna duda de cómo doblar la ropa o cómo apilarla, así como con el resto de objetos habituales de viaje que solemos meter en la maleta, te recomendamos visitar alguno de los muchos vídeos que hay en Youtube en los que se dan algunos consejos y tips que te ayudarán durante este costoso proceso.

En definitiva se trata de llevarnos el máximo número de enseres posibles para que no tengamos que comprar para poder disfrutar de nuestro viaje y que ya disponemos en nuestra casa. Así que, prúebalo y déjanos un mensaje contando cómo ha ido el proceso de empaquetar la maleta y si te ha servido para sumar unas cuantas prendas a tu maleta. A por ello… ¡y buen viaje!