Trucos para elegir la maleta adecuada

¿Te vas a comprar una maleta y no sabes por dónde empezar? Presta atención a estos tips que te permitirán escoger la maleta perfecta.

Maleta rígida o semirrígida

Al elegir entre maletas de carcasa rígida o semirrígida, no temas por la resistencia. Y es que aunque parezca lo contrario los dos tipos de maletas se comportan de forma parecida ante los golpes y las caídas. Muchas maletas se presentan en tamaños que responden a las exigencias de las compañías aéreas. Las que tienen aproximadamente 60 litros de capacidad pueden cargar unos 20 kilos de equipaje, cifra que ronda el peso que cada pasajero puede facturar sin necesidad de pagar recargos por sobrepeso.

Apuesta por las más ligeras

Lo más recomendable es que la maleta sea a la vez resistente y ligera. Fíjate en la composición de los materiales. El policarbonato, por ejemplo, forma parte de la carcasa de algunas maletas rígidas y ofrece buenos resultados: es ligero y tiende a deformarse más que a romperse, recuperando la forma si se presiona con fuerza desde el interior de la abolladura.

También debes tener en cuenta el principal medio en el que viajas. Por ejemplo, si la mayoría de tus viajes son en avión se puede escoger un tamaño mayor que en tren, coche o autobús, en que el espacio es más limitado. Pero hay que tener cuidado con los suplementos por exceso de equipaje que nos pueden encarecer el precio. La mayoría de las maletas que se venden actualmente llevan ruedas, mejor si son de goma y con rodamientos. Irán mejor y son bastante más duraderas que las de plástico. Al menos la pieza principal del equipaje debería llevar ruedas, mejor si están empotradas, se rompen menos en las manipulaciones.

Fácil de guardar

Que sea fácil de guardar también es importante. Comprueba la facilidad con que se guarda y se despliega el mango telescópico y camina por la tienda como lo harías normalmente. Si el mango es muy corto, es más fácil que te estorbe al caminar. Los modelos de cuatro ruedas pivotantes se están imponiendo a los de dos. Prueba a arrastrar una maleta de cada tipo porque es una cuestión de gustos. Puedes comprobar en la página web del fabricante si hay repuestos de las ruedas o se dan direcciones para una eventual reparación.

Fíjate en el interior

En el caso de que tu prioridad es llegar con la ropa bien planchada, es conveniente que una de las paredes de la maleta sea plana y que haya suficientes correajes para inmovilizar la ropa. Y recuerda: si vas a transportar algo que no puede mojarse bajo ningún concepto, mételo en una bolsa de plástico.

También son importantes las cremalleras pueden reventar sobre todo a la vuelta si hemos hecho muchas compras. Es mejor que la maleta de viaje sea extensible, llevará doble cremallera y en caso de necesidad nos saca de un apuro. Si la buscamos de gama alta, cuanta más garantía tenga de fábrica mejor será. Hay que tenerlo en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *