Cómo debe ser la maleta ideal

Todos nos hemos equivocado alguna vez. Nos fuimos de viaje con una maleta enorme, pesada y absurdamente llena de cosas que no utilizamos en ningún momento o salimos con la mochila al hombro y viajamos escasos de todo por no prever bien las necesidades del itinerario.

Cada viaje exige un tipo de equipaje distinto y al haber hoy tantas opciones a nuestra disposición, solemos perdernos al momento de elegir la maleta perfecta para un viaje.
Supongamos que tenemos que irnos 15 días de viaje a otro país. Vacaciones puras, no necesitaremos trajes de etiqueta para ninguna recepción, ni cargaremos con accesorios ni tacones. Sin embargo, una simple mochila no nos alcanza y debemos buscar una maleta. Aquí les dejo los que yo considero criterios básicos para saber cuál es la maleta perfecta para este viaje.

Movilidad

¿Por qué tirar de una maleta si podemos elegir una con rueditas? La mayoría ya las traen. Pero sigue habiendo gente que prefiere viajar con bolsos (algunos muy fashion) que nos dejan los hombros y brazos destrozados.

El sistema de ruedas elegido nos debería permitir llevar la maleta sin esfuerzo por detrás y por delante de nosotros; cuando llevamos peso, por lo general, nos cuesta menos empujarla si la llevamos detrás nuestro.

Comodidad

La maleta elegida debería ser fácilmente operable. Eso quiere decir, por un lado que no tengamos que tener un grado de ingeniería para poder destrabar la manija o los cierres y por el otro, que podamos manejarla con una sola mano. Algunas maletas requieren el uso de las dos manos para sacar la manija de su escondite, por ejemplo.

Recordemos que sólo tenemos dos brazos y dos manos para controlar el equipaje de mano, los billetes o tarjetas de embarque, la documentación, el abrigo, la maleta y la botella de agua.

Espacio

Parece un criterio obvio, porque se supone que lo que buscamos en una maleta es que pueda contener cosas. Sin embargo hay algunos detalles que pueden restarnos espacio de guardado.

Asegúrate de que la maleta es la más adecuada para el tipo de viaje, los días de estancia y el medio de transporte en el que viajas, aquí tienes las claves para saber cuál te conviene.

Las maletas se convierten en esta época en el accesorio imprescindible para iniciar con buen pie nuestras vacaciones. Pero conviene encontrar el modelo adecuado a nuestras necesidades, el tipo de viaje y su duración y también al medio de transporte que vamos a utilizar.

Hay muchos tipos de maletas, para adecuarse a las necesidades de cada viajero. Conviene tener en cuenta qué tipo de viaje realizamos más frecuentemente para adaptar la maleta a la mayor parte de los viajes que hacemos a lo largo del año. Lo lógico para una persona o una pareja es disponer de al menos dos maletas: una pequeña adecuada para fin de semana y/o viajes en avión que no precise ser facturada (maleta de cabina, de dimensiones estándar) y otra de mediana a grande para vacaciones más largas.

Maletas rígidas y maletas blandas

Escoger entre una y otra es algo decisivo, ya que se realizas la compra inadecuada te pesará durante mucho tiempo. Las maletas rígidas son estupendas en general para hacer viajes en avión, especialmente si estos son largos y con escalas.

Tienen más peso que las blandas, pero a cambio ofrecen una enorme resistencia a los golpes y no se deforman, por lo que puedes arriesgarte a traer alguna artesanía delicada del país al que viajes dentro de ella, si está convenientemente envuelta y luego arropada por las prendas en la maleta. La maleta blanda, sin embargo, es menos pesada y en general más adaptable para introducirla en
el maletero junto a otras. La mayoría de las maletas blandas incluyen actualmente la opción de ampliarlas mediante una cremallera en la parte delantera, que despliega un almacenaje extra para cuando se requiere un mayor espacio.

Maletas con o sin ruedas

La comodidad que las ruedas aportan a las maletas ha hecho que este accesorio sea ya prácticamente un imprescindible. Las maletas con dos ruedas son ya bastante cómodas, pero si se trata de maletas de medianas a grandes, las cuatro ruedas que se deslizan en todas las direcciones son la mejor opción para no tener que cargar con peso cuando se sale de viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *