La decoración cada vez influye más a la hora de elegir hotel

Cuando nos disponemos a disfrutar de una escapada o unas vacaciones nos lanzamos, tras elegir el destino, a por los billetes de avión y las reservas de hotel. Dos tareas a las que cada vez dedicamos más tiempo, tal y como reflejan distintos informes sobre hábitos y costumbres de los viajeros en los últimos tiempos. Tendencia que se ha venido extendiendo, muy especialmente desde la aparición de internet.

Y es que, más allá de la opción de reservarlo todo a través de una agencia de viajes, cada vez más viajeros echan mano de los buscadores y comparadores de ofertas de billetes de avión, de alojamiento, de alquiler de coches, etc. en busca de la mejor oferta que les permita gastar más en excursiones o en cualquier actividad en el destino.

Allí, las opciones son enormes. Los filtros que estos ofrecen permiten hasta a los viajeros más exigentes encontrar aquello que mejor se les ajusta a lo que buscan y a su presupuesto, lo que además de aumentar las tasas de satisfacción post viaje está provocando un aumento exponencial de todo tipo de viajeros.

La importancia de la decoración a la hora de escoger un hotel

Volviendo a los resultados de los informes sobre hábitos y consumos de viajeros apreciamos cómo, además de la relación calidad – precio, de la valoración del resto de huéspedes, de la localización y de los servicios ofertados por los hoteles, cada vez se valora más el aspecto general, tanto del hotel como de las habitaciones.

Y es que uno de los factores que más influye a la hora de reservar en una alojamiento por parte de los viajeros son las fotos de los establecimientos, sobre todo aquellas subidas por quienes han disfrutado antes de esos servicios -que tan poco se parecen en ocasiones a la realidad- y que van acompañadas de un comentario al respecto que anime o desanime a quienes están pensando alojarse allí.

Las habitaciones espaciosas y que más cuidan su decoración e interiorismo, poniendo el foco en los pequeños detalles como las cortinas, los manteles o los objetos que conforman el ambiente general del departamento tienen un papel determinante para cada vez más viajeros, resultando capital en aquellos turistas más exigentes que contratan servicios de complejos hoteleros de lujo.

Esa es la razón por la que cada vez más cadenas -y también particulares que gestionan emplazamientos hoteleros- están aumentando sus partidas de inversión en decoración de interiores y en renovación de sus habitaciones, sabedores de que, de la mano de internet, resulta mucho más complicado dar gato por liebre o intentar colar lo viejo o poco cuidado por nuevo y ordenado.

Parece que, una vez más, internet se vuelve en el aliado perfecto de los consumidores, en este caso de emplazamientos hoteleros. Y es que, la diferencia entre acertar o no hacerlo cuando se reserva un hotel es, a menudo, la diferencia entre que un viaje se convierta en un éxito o en un auténtico fracaso. Los hoteles, pues, ya lo saben, a cuidar más que nunca los detalles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *