Cómo guardar las joyas cuando salimos de viaje

Las vacaciones de verano están a punto de comenzar para muchos y eso significa que ha llegado el momento de programarlas tras un año de duro trabajo en busca de desconectar, descansar y disfrutar al máximo de unos días de asueto de lo más merecido.

Si tenemos previsto realizar un viaje durante nuestros días libres para sacar el máximo partido a nuestro tiempo libre, deberemos ponernos manos a la obra para organizar la maleta, siendo este trabajo más complicado cuantos más días vamos a estar lejos del hogar.

Una tarea que no implica únicamente pensar en el tipo de ropa y sus combinaciones para cada uno de los días en los que vamos a estar lejos de nuestro armario habitual, sino también escoger qué complementos desearemos portar para complementar -nunca mejor dicho- cada outfit. Lo que significa que, amén de las gafas y las gorras, deberemos pensar en las joyas y los relojes que mejor nos combinan.  A mí personalmente me gustan los relojes Skagen.

Algo que parece fácil, pero que no lo es tanto, dado que debemos tener en cuenta si vamos a acudir a alguna cena especial, a alguna fiesta, y que debemos combinarlas con nuestros modelitos, y lo más importante, conseguir que lleguen en perfecto estado a nuestro destino sin que sufran el más mínimo desgaste durante el camino.

Esa es la razón por la que cada vez más mujeres están apostando por los portajoyas de todos los tipos que existen: desde los saquitos, hasta las cajas -ideales para relojes- pasando por los cajones con espejo y espacio para pendientes, sortijas, collares o anillos que evitan con compartimentos estancos para que estos no se rocen y con paredes reforzadas para asegurar su transporte al máximo.

Y es que en el caso de que tengamos previsto irnos un mes a la playa o disfrutar de un viaje muy largo, deberemos apostar por los estuches grandes, repletos de compartimentos, y dedicar un espacio en la maleta para ello de antemano, ya que si tratamos de comprimirlo una vez hayamos colocado el resto, corremos el riesgo de que no quepa o de que se desgaste u oprima perdiendo su forma original.

Viajar con joyas y relojes

Además de estos portajoyas, también tienen mucho éxito las mantas de joyería, cada vez más utilizadas entre las viajeras habituales que no pueden moverse sin su ajuar, y que no ocupan más que una toalla pequeña, consiguiendo el máximo espacio para el resto de enseres en la maleta. De hecho, hacerse con unas pequeñas toallas delicadas, puede ser una excelente alternativa a las mantas de joyas para aquellas que no les dé tiempo a hacerse con una especializada si queremos transportar con seguridad y ocupando el mínimo espacio nuestras joyas o relojes.

Como consejo, subrayar que es recomendable hacer foto de todas las joyas que nos llevamos, así no tendremos que sacarlas todas para saber cómo combinar nuestros modelitos. Además, esto también nos servirá para repasar, cuando hagamos la maleta de vuelta, que las tenemos todas y que no hemos perdido alguna o se nos ha sustraído durante nuestras vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *