Las maletas y su evolución en el tiempo

maleta

¡Qué chulo es irse de viaje y disfrutar los placeres de la vida! solo necesitarás piezas esenciales que se ajustarán perfectamente a la maleta, tu verdadera compañera de aventuras y experiencias. ¿A quién engañamos? Siempre forzamos a la pobre maleta y terminamos llevando cosas que nunca usaremos durante la estadía.

La maleta siempre ha sido indispensable durante los viajes, desde tiempos antiguos este acompañante debía de tener cualidades que resistieran a los grandes recorridos. A caballo, en tren o en avión.

Por qué resistente, pues porque en su interior siempre hay cosas de valor que nosotros como viajeros decidimos transportar de un lado a otros. Objetos sensibles, delicados, o frágiles.

Tras una larga búsqueda, se dice que fueron los legionarios quienes inventaron dicho artilugio para poder viajar y disfrutar del turismo, debido al trabajo de exploración mediante las vías romanas.

Se dice que la maleta fue evolucionando al igual que la historia del transporte. Es decir, a medida que el sistema de transporte mejoraba, la maleta evolucionaba o se perfeccionaba para mayor comodidad.

Los estilos, estampados y materiales con los que se diseñaba y confeccionaban las maletas en tiempos antiguos era “tendencia” para la época. Las señoritas de familias adineradas tenían variedad en sus closet. Los modelos más exquisitos y refinados, hasta distintas formas. Circulares, cuadradas y algunas de mano en forma de corazón donde preferían guardar sus zapatillas.

Todas ellas fueron cambiando, pasaron por una serie de metamorfosis hasta convertirse en lo que hoy son, nuestras compañeras de viajes fieles. Amamos empacar pero no desempacar, y esto es desde los inicios del siglo XIX, donde se usaban bolsas de viaje que fueron tomando forma.

Algunas eran diseñadas gruesas o con falta de estilo, pero su estructura soportaba largos caminos. Madera en su mayoría, cubiertas por una resistente piel de vaca.

Pero no todas las personas podían costearse viajes. Vacacionar era algo exclusivo, convirtiéndose en un acto más de estatus. A su vez, estas amigas debían mejorar su apariencia y diseños para reflejar una calidad de vida y economía excelentes.

Quizás la primera marca que patentó un concepto de “maleta” cómoda fue la industria de equipajes Briggs & Riley, durante los años 70. Esta compañía diseño una maleta de cuatro ruedas y una cuerda para tirar de ellas. Poco tiempo después empezó el auge del carrito rodante en los aeropuertos.

Pero lo cierto es que durante el siglo XXI, los fabricantes fueron perfeccionando su diseño, tamaños y mejorando la imagen para poder ser más comercial y venderse como pan caliente. ¿Quién no necesita una de estas?

Los actuales diseños que existen en el mercado juegan con la imaginación, texturas y formas. Algunas vienen con dos ruedas, modelos más sofisticados traen tres para mayor agarre y hasta cuatro lo que permite que no se tambalee, brindado mayor soporte cuando no se quiera sujetar.

Todo sobre la maleta de viaje

Te encanta viajar, de eso si no hay duda. El problema, leve pero importante, es que cada vez que lo haces tienes que armar tu maleta ¿cierto? y es aquí cuando surgen inconvenientes como el espacio insuficiente, la ropa arrugada, no hay espacio para cosas delicadas, la maleta supera el peso permitido, y pare de contar.

Para ayudarte un poco, y hacer que tu viaje sea pura felicidad de principio a fin, aquí te daremos algunos consejos para que armes tu maleta y triunfes en el proceso.

Ten en Cuenta los Tipos de Maleta

En caso que aún no hayas comprado una maleta y quieras hacerlo, ten en cuenta que existen varios tipos de equipaje, y dependiendo del viaje, hay algunos que pueden adaptarse mejores que otros.

El tipo de maletas que escojas dependerá del destino, el tipo de transporte y del tiempo de viaje. Por ejemplo, si vas a viajar vía terrestre con transporte compartido, te recomendamos el equipaje pequeño y con rueditas, fácil de trasladar.

Por el contrario, si viajas en aerolíneas, te recomendamos las maletas con suficiente espacio y con cubiertas resistentes, ya que en las aerolíneas el equipaje suele sufrir varios impactos que no podemos prevenir.

Otro ejemplo, si vas a destinos tropicales o montañosos, vas a utilizar varios transportes y te hospedarás en más de un lugar, lo más conveniente será una mochila tipo camping, que son lo suficientemente espaciosas y prácticas.

Haz una Lista de Todo lo que Necesitas Llevar

Para armar el equipaje ten claro una cosa: la organización es la clave del éxito.
Si no quieres que nada se te olvide y no tener percances al momento de armar tu maleta, te recomendamos que organices todo lo que tienes que llevar en una buena lista. De esta forma garantizas llevar todo lo que necesitas y el tiempo de armado de equipaje se reduce casi a la mitad.

Protege los Artículos Electrónicos

Si vas a llevar varios artículos electrónicos, como tu laptop, tablet o tu cámara fotográfica, te recomendamos empacarlos en tu bolso de mano.

Otra opción, pero un poco más costosa, es recurrir a los equipajes especializados, como es el caso de las mochilas para cámaras o los porta laptops.

Procura Llevar el Abrigo Puesto

Para dejar espacio libre en tu maleta, procura llevar lo más voluminoso puesto, como es el caso del abrigo.
Hay Formas de Encajar Todo a la Perfección

Hay más de una técnica de armado de equipaje, que te ayuda a encajar todo a la perfección y así ahorrar muchísimo espacio.

Una de ellas es la de enrollar todas tus prendas de ropa. Así aprovechas mejor el espacio y evitas que tus prendas se arruguen en exceso.

Otro consejo estrella, es aprovechar el espacio interno de tus zapatos, en donde puedes meter algunos artefactos electrónicos, dinero, medias, etc.

Otras cosas que puedes tener en cuenta, es la de llevar bolsas plásticas para tus zapatos, para la ropa sucia, para tus cosméticos, la ropa mojada o para cualquier emergencia.
También, al momento de guardar tu ropa, puedes armar tus conjuntos, así evitas llevar más prendas de las necesarias.

Sin más que decir ¡Feliz viaje!

Tipos de maleta más comunes

El Acelerado mundo del transporte obligó a la sociedad del siglo XX a crear unos bolsos más grandes, resistentes y ergonómicos para poder transportar el equipaje. Se le llamaron maletas.

Las primeras maletas fueron de madera, tipo baúl, y a medida que pasaba el tiempo fueron evolucionando de acuerdo a las exigencias y necesidades de la población mundial. No fue sino hasta mediados del año 1970 cuando se creó la primera maleta “trolley” (con ruedas) por la industria de equipajes Briggs & Riley.

A la hora de viajar, ya sea por asuntos laborales, familiares, o simplemente por unas merecidas vacaciones, tenemos que tener a la mano ese maravilloso artículo llamado maleta, es un complemento que nos facilita la vida y la organización de nuestro equipaje por muy grande o pequeño que sea.

Existen diferentes tipos de maletas, y se clasifican de acuerdo a nuestras necesidades por tipo, dureza, ergonomía y tamaño. Normalmente cuentan con diferentes compartimientos internos y externos para organizar y facilitar la ubicación de nuestro equipaje. Algunas tienen la facilidad de abrirlas y otras vienen con candado o cerradura para mayor seguridad.

Si estás buscando tu maleta ideal y no sabes que elegir hablaremos de los tipos de maletas que debes considerar.
Para que tu maleta ideal, se ajuste a tus necesidades, debes considerar varios aspectos. En primer lugar: el peso, la cantidad y fragilidad del equipaje.

Si deseas tranportar algo frágil, lo ideal son maletas duras, elaboradas con un material llamado propileno, que las hace más resistentes a golpes y protege el equipaje de las inclemencias del tiempo atmosférico, y lo más importante, no se deforman.

Tipos de maletas según sus materiales

Las maletas Blandas son más ligeras, económicas y flexibles. Se adaptan mejor a los compartimentos de los distintos medios de transporte, ya sean buses, trenes o aviones. Permiten mayor almacenaje de ropa, aunque el contenido de la maleta va menos protegido, de la intemperie y de las manos ajenas.

Las maletas semiduras son una combinación entre las maletas rígidas y las blandas. Brindan mayor protección al equipaje y son adaptables a la cantidad de cosas que llevamos.

Tipos de maletas según su tamaño

Grandes, por si eres de las personas que se lleva medio closet en un viaje, o si el viaje es muy largo. Medianas, por si tu viaje es largo, pero llevas cosas puntuales y pequeñas por si tu viaje es corto y decides optar por un bolso de manos o cualquier maleta ligera que puedas llevar contigo.

Otras clasificaciones

También, podemos encontrar maletas con doble fondo especialmente para viajes largos porque permiten organizar todo sin que parezca una maleta de mochilero.

Las maletas con ruedas permiten transportar todo el equipaje sin mayor esfuerzo. Están las de 2 ruedas y las de 4 ruedas que ofrecen muchísima movilidad y facilitan el movimiento de la maleta sin tener que ponerla en posición vertical y están también las maletas con asas para ser alzadas en esos terrenos irregulares en los que no se puedan rodar.

Actualmente las maletas son más ligeras, modernas y sofisticadas y con un sinfín de comodidades para el viajero, Solo queda de tu parte a la hora de emprender tu viaje asegurarte de llevar la maleta correcta.