¿Maleta o mochila? Pasos para elegir

Los que llevan maletas critican a los mochileros, y éstos a los otros tildándolos de turistas que no saben vivir la verdadera experiencia de un viaje.

Aunque la mochila es práctica, permite movilidad y sirve para gran variedad de ambientes; la maleta ofrece la oportunidad de transportar más cosas y mantener la pulcritud de la apariencia.

En cualquiera de los dos, debes organizar ciertos artículos imprescindibles para cualquier viaje.

Ropa, calzado, traje de baño (porque nunca se sabe), impermeable, sábanas, y un abrigo para prever cualquier oferta de tiempo atmosférico que te depare el viaje.

Funciones que marcan la diferencia

Toma en cuenta el tiempo que permanecerás en tu destino. Si tienes que moverte de un sitio a otro en repetidas ocasiones, la mochila es más práctica, y si ese no es el caso usa tu maleta.
Considera el camino a seguir. La maleta es enemiga del senderismo, incluso de escaleras, autobuses y metros; pero digna pasajera de aviones y transportes especiales.

La ropa también es un factor determinante, la maleta es la mejor para transportar trajes y ropa sobria de oficina (o cócteles); lo que quedaría como una pasa si va en una mochila, que es más apta para ropa informal.

En ambos casos conserva al fondo las cosas más pesadas. Siempre necesitarás equipaje de mano, donde hay que colocar lo que sea más importante, y sobretodo lo frágil y la documentación necesaria. Entre lo frágil está, el teléfono, cámara y tablet, también las medicinas.

Qué llevar en una mochila

Casi siempre son artículos de uso diario e higiene personal, y dependiendo de tu destino necesitarás: Herramientas como una navaja suiza y una linterna.

Pasatiempos, en caso de que tengas que permanecer largas horas esperando un transporte.

Uno o varios candados, en caso de encontrar un sitio donde dejar tus mochilas a resguardo.

Gorra, para protegerte del sol, dándote un poquito de sombra y también un paraguas te puede proteger de una larga caminata bajo la lluvia. Las gafas de sol, y un saco de dormir.

Debes llevar siempre un poco de comida, no perecedera o que no requiera refrigeración; unos snacks, barras alimenticias, chocolates o frutos secos; aunque siempre hay que verificar si al país al que viajamos permite la entrada de productos alimenticios frescos.

El uso de maleta

Aunque siempre vaya rodando, lleva todo lo que necesites, pero debes poder dominarla -a menos que planees una mudanza.En el viaje por avión el peso promedio máximo es de 23 Kg y medir unos 158 cm, o puedes pagar más del doble en cargos por el exceso de peso de lo que pagaste por el billete. A menos que vayas en vuelos intercontinentales o viajes en la categoría bussines, que la tolerancia es mayor.

En los autobuses y los trenes, solo basta con que quepa en el maletero o no obstaculice el paso. En ese caso, elije una maleta rígida que te aporta mayor seguridad, y con ruedas por la comodidad.

Errores a la hora de hacer la maleta

Irnos de vacaciones es la decisión más esperada de todo el año. Merecemos un descanso pero a la hora de hacer la maleta siempre terminas haciéndolo mal. Metes todo aquello que crees que necesitas y al llegar al lugar de destino nunca lo usaste.

En esta ocasión, te mostraremos los errores más comunes que cometemos a la hora de hacer maletas. Las prendas deben ser seleccionadas con orden, no te lleves todo el closet en la maleta. Recuerda que hay un peso límite que debemos respetar. Con paciencia y orden todo resultará más práctico.

Hacer la maleta sin ordenar: Es fundamental que hagas la selección de las prendas que te llevaras. Empieza colocando como base en las maletas las piezas más gruesas, como vaqueros y pantalones. Sigue con las más livianas. Asegúrate de hacer rollitos bien apretados con tu ropa, así ahorraras espacio.

Pensar que te mudarás fuera del país: Todo tiene que estar organizado en función al viaje. Puedes utilizar una práctica bolsa de comprensión para que quepa la ropa y al meterla resulte más cómodo.

Llevar piezas delicadas sin precaución: Coloca en el fondo de la maleta un papel de seda que sirva como soporte a tus trajes de gala y prendas de sumo cuidado.

Llevar más de lo permitido en tu equipaje de mano: Si sabes que algo está prohibido, es mejor que lo declares. No excedas los 10 kg de equipaje.
Hay una serie de objetos personales que no pueden ir en la parte de arriba del avión, cómo:
Armas de fuego/ armas blancas
Cuchillos
Encendedores
Maquinas de afeitar
Esmaltes/ acetona
Corta uñas, corta cutículas
Pinturas

Dejar los zapatos junto a la ropa interior: Los calzados deben ir en un bolsillo aparte para que no dañen las prendas que llevas dentro. La ropa interior, corbatas y ese tipo de ropa delicadas sí pueden ir juntas.

Hacer compras sin previsión alguna: En caso que te enamoraras de una botella de alcohol y decidieras comprarla, debes saber que necesitas tener un permiso de control sanitario. Debes envolverla bien en una bolsa de burbujas y enrollarla con varias prendas para que resistan el viaje.

Excederte en los líquidos permitidos: Nunca debes sobrepasar el límite de 1 litro en tu equipaje de mano. Tienes la opción de repartirlos en envases de 100 mililitros. Si llevas algún medicamento, séllalo bien y viaja con su récipe correspondiente.

Cargar alimentos en el equipaje de mano sin envolverlos cómo se debe: Todo alimento que decidas llevar contigo en la maleta de mano, debe ir sellado al vacío, siempre y cuando no sean frutas, estas no están permitidas.

Es válido que quieras llevas muchas cosas, pero la prioridad es lo que sabes que usarás. De esta manera ahorras espacio en la maleta. De esta manera simplificas la tarea de hacer la maleta para volver de tu destino. Pon en práctica estos consejos y no tendrás que perder tiempo y pasar malos ratos en los aeropuertos.

Trucos para que la ropa no se arrugue en la maleta

ropa-delicada

Lograr que la ropa llegue impecable a su destino a veces es tan complicado como pretender quitar las arrugas sin plancha. Aquí os acercamos una serie de trucos para que consigáis que la ropa no se os arrugue, o al menos, no tanto.

Es importante que hagas una lista. Antes de pensar en cómo colocar los elementos visualiza todos tus looks y prepara un listado con los planes que vas a hacer. Anota cuántas veces vas a salir a cenar, si tienes prevista una fiesta o si vas a caminar mucho para decidir qué tipo de prendas te harán mejor servicio.

Mejor pon las prendas dos en uno. Piensa en básicos que te den un doble juego: una camisa vestido, un body que pueda servirte de top y de lencería, un pijama convertible en kimono… Seguro que tu armario te da más juego del que pensabas.

Si optas por llevarte prendas muy delicadas, el papel cebolla puede ser la solución. Colócalo entre ellas para suavizar la presión y las posibles arrugas. Coloca primero las prendas que más pesen y ocupen como los pantalones o los jerseys. Por le contrario, las más finas o delicadas deberían colocarse en la parte superior para evitar que queden tan ‘atrapadas’. Las prendas de lana, punto, denim o algodón, mejor enrolladas, así ocuparán menos. Un truco que hemos aprendido de la japonesa Marie Kondo, experta en esto de la organización de ropa.

En el caso de que tu destino requiera vestir de etiqueta coloca los trajes, blazers (que no deben ir abrochadas sino cruzadas con las mangas hacia delante y dobladas hacia dentro) y vestidos de noche, al final. En el caso de las camisas, siempre ‘enfrentadas’, una sobre otra, y con los cuellos levantados.

Haz un sobre con la ropa. Esto está especialmente indicado para los vestidos y chaquetas. Consiste en poner la falda del vestido o el cuerpo de la chaqueta en el fondo de la maleta dejando que sobresalga el resto. En su interior, puedes poner la ropa enrollada y al terminar, cubrirlo con el cuerpo del vestido o con las mangas de la chaqueta.

En cuanto a los cinturones, debes ponerlos pegados a las paredes interiores siguiendo la forma de la maleta. Ocuparán menos espacio y evitarás los temidos enganchones.

Los zapatos, siempre en bolsas separadas. Es la mejor manera de que no estropeen el resto de tu ropa. Colócalos encajados el uno en el otro para aprovechar el espacio.

El neceser debe colocarse siempre al fondo de la maleta, no lo pongas sobre la ropa. Así evitarás que la arrugue o manche en caso de que se salga algún producto (asegúrate de que todo está bien cerrado).

No te olvides que otro truco útil es aprovechar el vapor de la ducha para reducir las arrugas más pronunciadas. Suena complicado pero es muy sencillo. Solo tienes que colgar la prenda en una percha, lo más cerca posible del vapor, y dejar que este actúe.

Esta es la maleta perfecta si te vas a la nieve

maleta nieve

¿Te vas a la nieve? Cuando caen las temperaturas uno de los atractivos del frío es poder disfrutar de los deportes de invierno o simplemente pasar un buen rato jugando, disfrutando del aire libre y admirando los paisajes nevados. Toma nota de cómo tienes que hacer tu maleta.

Ropa de abrigo

Llevar las prendas adecuadas es fundamental para que tu fin de semana no se convierta en una pesadilla. Elige ropa caliente pero transpirable y equípate con un buen gorro y unos guantes impermeables.

Calzado adecuado

El calzado ocupa el segundo puesto en nuestro top de imprescindibles. Y es que si no quieres pasarte el fin de semana con los pies mojados, debes elegir cuidadosamente lo que vas a llevar en los pies. Ni que decir tiene que nada de zapatillas deportivas y por supuesto, olvídate de los tacones. En las tiendas deportivas encontrarás botas especiales para la nieve. Deben ser impermeables, forradas por dentro y con un buen agarre en la suela.

Gafas y protección solar

Aunque no sea verano, no debes olvidar incluir en tu equipaje protección solar, ya que la nieve refleja los rayos de sol e intensifica su efecto en la piel. Por esto mismo también es fundamental llevar unas buenas gafas de sol con filtro anti UV para proteger tus ojos. Si vas a practicar algún deporte como esquí o snowboard, lo mejor es que sean flexibles, resistentes y ajustadas al rostro.

Mochila, cantimplora y raquetas

Si te gusta la naturaleza, caminar y admirar la belleza de un paisaje nevado, seguro que disfrutarás de una buena caminata, para lo que te vendrá bien disponer de una mochila en la que llevar la ropa que te sobre cuando entres en calor, algo de comer para reponer fuerzas y agua en abundancia. En función de la cantidad de nieve y del trayecto que escojas, es posible que necesites raquetas para completar tu travesía. ¡Infórmate antes de llegar a tu destino!
Aunque el esquí no sea lo tuyo, no tienes por qué renunciar a un buen fin de semana en la nieve. Hazte con unos trineos y pásatelo en grande deslizándote ladera abajo. ¡Imprescindible si vas con peques!

Juegos de mesa

En invierno anochece muy temprano, por lo que puede ser buena idea llevarte algunos juegos de mesa con los que amenizar la velada tras la puesta de sol.

Esquís, snowboard y casco

Aunque en la mayoría de las estaciones de esquí podrás alquilar un equipo completo para practicar esquí o snowboard, si eres un verdadero amante de los deportes de invierno es posible que quieras hacerte con tu propio equipo.

Puesta a punto del coche

Si te vas a desplazar para disfrutar de la nieve, recuerda poner tu coche a punto. Infórmate del estado de las carreteras y no olvides llevar unas cadenas. ¡Asegúrate de que sabes ponértelas antes de emprender el viaje! Tampoco está de más meter en el maletero algunas mantas por si os quedáis aislados.