Trucos para elegir la maleta adecuada

¿Te vas a comprar una maleta y no sabes por dónde empezar? Presta atención a estos tips que te permitirán escoger la maleta perfecta.

Maleta rígida o semirrígida

Al elegir entre maletas de carcasa rígida o semirrígida, no temas por la resistencia. Y es que aunque parezca lo contrario los dos tipos de maletas se comportan de forma parecida ante los golpes y las caídas. Muchas maletas se presentan en tamaños que responden a las exigencias de las compañías aéreas. Las que tienen aproximadamente 60 litros de capacidad pueden cargar unos 20 kilos de equipaje, cifra que ronda el peso que cada pasajero puede facturar sin necesidad de pagar recargos por sobrepeso.

Apuesta por las más ligeras

Lo más recomendable es que la maleta sea a la vez resistente y ligera. Fíjate en la composición de los materiales. El policarbonato, por ejemplo, forma parte de la carcasa de algunas maletas rígidas y ofrece buenos resultados: es ligero y tiende a deformarse más que a romperse, recuperando la forma si se presiona con fuerza desde el interior de la abolladura.

También debes tener en cuenta el principal medio en el que viajas. Por ejemplo, si la mayoría de tus viajes son en avión se puede escoger un tamaño mayor que en tren, coche o autobús, en que el espacio es más limitado. Pero hay que tener cuidado con los suplementos por exceso de equipaje que nos pueden encarecer el precio. La mayoría de las maletas que se venden actualmente llevan ruedas, mejor si son de goma y con rodamientos. Irán mejor y son bastante más duraderas que las de plástico. Al menos la pieza principal del equipaje debería llevar ruedas, mejor si están empotradas, se rompen menos en las manipulaciones.

Fácil de guardar

Que sea fácil de guardar también es importante. Comprueba la facilidad con que se guarda y se despliega el mango telescópico y camina por la tienda como lo harías normalmente. Si el mango es muy corto, es más fácil que te estorbe al caminar. Los modelos de cuatro ruedas pivotantes se están imponiendo a los de dos. Prueba a arrastrar una maleta de cada tipo porque es una cuestión de gustos. Puedes comprobar en la página web del fabricante si hay repuestos de las ruedas o se dan direcciones para una eventual reparación.

Fíjate en el interior

En el caso de que tu prioridad es llegar con la ropa bien planchada, es conveniente que una de las paredes de la maleta sea plana y que haya suficientes correajes para inmovilizar la ropa. Y recuerda: si vas a transportar algo que no puede mojarse bajo ningún concepto, mételo en una bolsa de plástico.

También son importantes las cremalleras pueden reventar sobre todo a la vuelta si hemos hecho muchas compras. Es mejor que la maleta de viaje sea extensible, llevará doble cremallera y en caso de necesidad nos saca de un apuro. Si la buscamos de gama alta, cuanta más garantía tenga de fábrica mejor será. Hay que tenerlo en cuenta.

Lo que no debe faltar en un neceser masculino

Atrás quedaron los tiempos en los que hablar de cosméticos y cuidados era sólo cosa de mujeres. Cada vez son más los hombres que se interesan por estos temas y, para muchos, los cosméticos masculinos y los productos de cuidado corporal para hombres son ya un básico en su día a día.

Gel de baño y champú

La higiene diaria es un innegociable en toda persona que se cuide, por lo que los productos que se utilizan en el momento ducha son dos de los imprescindibles.

El gel de cuerpo suele ser el gran ignorado. La mayoría de la gente lo compra sin ningún tipo de criterio y van cambiando de uno a otro con demasiada facilidad y despreocupación. Pero, evidentemente, no da igual. Elige aquellos geles que respeten y cuiden el pH de la piel. Y si, además, compras uno de los muchos geles masculinos que hay en el mercado; podrás oler a ese aroma que tanto te gusta, sin necesidad de hacer nada más que ducharte.

Tampoco todos los champús valen para todo tipo de cabellos. Los hay para cabellos grasos, secos, con caspa, etc. En los hombres, la caída del cabello es un problema bastante común y, si ése es tu caso, es recomendable que tengas un producto especial anti-caida.

Desodorante

El olor natural y único de cada persona puede gustar pero, no nos engañemos, siempre será mejor asegurarnos de oler bien con un buen desodorante.

Las largas jornadas laborales, los traslados en transporte público, el calor y otras muchas situaciones harán que maldigas el día que se te olvide echártelo. Lo dicho: es un “must” en tu neceser.

Limpiador facial

Este es uno de los clásicos productos que, hasta hace no mucho, se asociaba exclusivamente a las mujeres. Afortunadamente, esos clichés han sido superados y ya nadie duda que la piel del hombre necesita tantos (o más) cuidados que la piel de la mujer. Eso sí, nunca utilices los mismos productos que ellas. Nuestra piel no es igual que la suya y, por eso, se han creado productos específicos para hombres.

Hazte con uno de ellos y utilízalo por la noche para eliminar todo lo que a lo largo del día ha ensuciado y estropeado tu cara.

Productos para el afeitado o el cuidado de la barba

Si hay algo que los hombres tienen que tener en su kit de supervivencia es todo lo que tenga que ver con la barba.

Quienes no quieran tenerla, tendrán que armarse de un buen arsenal de productos para el afeitado:

Una loción para antes del afeitado, que ablande y prepare la piel
La espuma, crema, gel o jabón de afeitado
Y un buen aftershave, que ayude a calmar y recuperar la piel de las irritaciones

Los que deciden apuntarse a la moda de la barba, obligatorio contar con jabón para barba si no quieren llevarla con un aspecto descuidado y desaliñado.

Crema hidratante

Otro básico para el cuidado de la piel es mantenerla hidratada. Te harán falta dos cremas: una hidratante facial y una hidratante corporal. Para no volverte loco y que la rutina de cuidados sea práctica, utilízalas siempre al salir de la ducha.

Perfume

Lo último será meter en tu neceser tu perfume preferido. Hay muchos perfumes para hombre; sólo tienes que elegir el que más te guste.

Consejos para hacer la maleta en tu luna de miel

Si os vais de luna de miel y no sabéis ni por dónde empezar a la hora de organizar la maleta, tomad nota de estas recomendaciones que os harán tomar decisiones acertadas y no llevar ni una prenda de más.

No te olvides del neceser

Lo primero que debes hacer es una lista de todos los artículos de higiene y belleza que usas en un día, ve imaginando desde que te levantas hasta que te duermes. Cepillo de dientes, pasta Dental, algodón para desmaquillar o toallitas limpiadoras, cremas y jabones de limpieza facial, crema depiladota, maquillaje, etc.

Pensad en el tipo de destino

A la hora de seleccionar la ropa que debéis llevar es fundamental que tengáis en cuenta el destino al que vais. En qué estación están, el tipo de turismo que vais a hacer, si vais a asistir a algún evento o no, etc.

Una muda por día

No hace falta que os llevéis más de una muda por día así que escoged exactamente las piezas que necesitéis para cada día pero no llevéis nada “por si acaso”. Ese tipo de costumbres son las que al final sobrecargan de más las maletas y pensad que sois dos.

La disposición es fundamental

Hay varios trucos a la hora de doblar la ropa para que quepa más. Por ejemplo, hacer pequeños rollos con ella es mucho más cómodo y os permitirá ganas más espacio que si la dobláis y colocáis de manera extendida por la maleta.

Cuidado con los zapatos

Los zapatos son los que más bulto hacen, así que no quieras llevarte zapatos de todos colores para combinar con cada cosa que lleves, mejor escoge lo básico y en colores combinables como el negro y el blanco. Los zapatos básicos son unas botas planas en el caso de que te vayas en invierno, unas zapatillas tipo tenis o unas sandalias. Si crees que vais a salir de fiesta no te olvides de unos stilletos y listo.

No te olvides de algunos documentos

Fundamental que ambos preparéis con tiempo algunos documentos que serán imprescindibles para poder viajar. El pasaporte de los dos y los billetes, por supuesto, y también es recomendable llevar una buena guía turística de la ciudad que vayáis a visitar.

Apuesta por maletas XL

A pesar de todo, es muy difícil que entre ambos no llenéis una maleta así que lo mejor será que optéis por una de grandes dimensiones para aseguraros que hasta lo imprescindible os coge. Además pensad que es probable que en la ciudad de destino acabéis comprando algo nuevo o souvenirs a vuestros seres queridos que luego tendrán que introducirse en la maleta.

Recuerda que tendrás ropa sucia

Con el paso de los días generarás ropa sucia. Será muy útil llevar bolsas vacías para meter la ropa sucia y tener en cuenta que al hacer la maleta de regreso no estará doblada como la ropa limpia y ocupará un espacio algo mayor.

Con estos consejos lo único que te quedará ya será llevar muchas ganas de pasarlo bien.

Cómo colocar la ropa en la maleta

Colocar correctamente las cosas en el interior de la maleta es fundamental. Empieza situando las prendas de vestir que se arruguen menos y que requieran un trato menos delicado, como vaqueros, jerseys de lana, zapatos o neceser, en el fondo, y reserva la parte superior a los objetos más delicados. Toma nota porque te contamos el mejor modo.

Lo primero serán los zapatos.

Si quieres organizar bien tu maleta, un truco es aprovechar el calzado para rellenarlo con calcetines o prendas de pequeño tamaño enrolladas. Después, colócalos cerca de las ruedas en posición enfrentada y completa los huecos libres que quedan entre ellos.

Enrolla tus camisetas

Las camisetas es mejor llevarlas enrolladas. Este es uno de los consejos más repetidos para ahorrar espacio cuando vamos de viaje. En este vídeo del canal Jóvenes en acción proponen superponer varias camisetas antes de enrollarlas para maximizar el resultado. Otra posibilidad sería doblar las camisetas en pequeños rectángulos y colocarlas en la mochila agrupadas en vertical. Lograrás aumentar el espacio disponible.

Coloca las prendas en capas

Lo mejor que puedes hacer es poner varias capas de pantalones y vestidos estirados: para conseguirlo hay que centrar las prendas y dejar que sobresalgan de la maleta los extremos. Una vez esté todo colocado, se van doblando los bordes en capas, quedando unas prendas dentro de otras.

Además, si tu viaje es largo y precisas de mucha ropa, puedes optar por poner la ropa en bolsas al vacío. Reducirán notablemente el espacio y llegarán a su destino en condiciones óptimas

La ropa interior cabrá un cualquier lugar

La ropa interior, aunque no lo creas, puede servirte para rellenar las hombreras de las chaquetas como indican en esta guía para viajar en familia elaborada por una conocida marca de maletas.

Tus americanas ya no se arrugarán

Una opción para guardar las americanas es ponerlas del revés y enrollarlas, lo que hará que tampoco se arruguen mucho.

Cuidado con los cinturones

En lugar de doblar los cinturones, colócalos estirados en los bordes o acomódalos en el cuello de las camisas para que estas no se doblen ni ensucien.

Da una nueva vida a la funda de las gafas

Usa las fundas de las gafas para guardar los cargadores del móvil, de la tableta o los auriculares

Por otro lado ya sabes que lo mejor para hacer una buena maleta es no cargar con exceso tu equipaje. Además de la incomodidad de acarrear objetos innecesarios, corres el riesgo, si viajas en avión, de sobrepasar los límites de peso establecidos.

Te puede venir bien colocar de forma ordenada todas las pertenencias que tienes previsto llevarte encima de la cama, ya que permitirá hacerte una idea del espacio que ocuparán en la maleta. Además, es un buen ejercicio de criba, ya que además de percatarte del exceso de equipaje, también verás que posiblemente no precisas tantas cosas.

Si tienes previsto facturar el equipaje, es importantísimo que te asegures de que el peso se ajusta a los requisitos establecidos por la compañía aérea, ya que, si no es así, te verás obligado a pagar un recargo.

Tipos de maletas para tipos de viajes

Si tienes que escoger una maleta para un viaje concreto debes tener en cuenta qué tipo de viaje es el que has organizado, cuál es el destino, qué actividades hemos planeado y cuántos días vamos a estar fuera. En función de ello estarás en disposición de hacer tu elección.

Maleta

A la hora de escoger una maleta en concreto, son muchas las variables que tenemos que tener en cuenta. No es igual llevar una maleta de mano que una maleta de grandes dimensiones. Aquí entrarían en acción no sólo aspectos como la comodidad, sino la cantidad de equipaje que vamos a llevar y el tiempo previo que necesitamos estar en el aeropuerto para poder facturar.

Viajar en coche o bus

Uno de los aspectos a considerar es el tipo de medio de transporte vamos a utilizar para realizar ese viaje. Por ejemplo, si es un fin de semana y vas a trasladarte en coche, autobús o en tren, una bolsa de viaje puede ser el tipo de maleta más cómoda ya que puedes llevar cuanto necesites y guardarla con comodidad en el maletero o en la parte superior de tu asiento en el caso de que no sea muy grande.

Si optáis por estos medios de transporte sería preferible que la bolsa tuviera ruedas para no tener que ir cargados con ella. Además en el mercado actualmente también podréis encontrar bolsas de múltiples tamaños.

Escapada en avión

Si el medio de transporte escogido es el avión pero van a ser pocos días, vamos que sólo vas a hacer una escapada, la opción más interesante sería escoger una maleta de cabina o equipaje de mano. Eso sí, os recomendamos encarecidamente que antes de comprar una maleta de este tipo, si es para un viaje en concreto, investigues qué dimensiones son las recomendadas porque puede variar entre cada compañía aérea.

Equipaje de mano

Otra de las cuestiones que habría que plantearse es qué tipo de equipaje vamos a llevar para escoger una maleta rígida o una flexible. En el caso de las maletas que son rígidas suelen dotar de una protección mayor pero en las maletas flexibles caben más cosas.

Recomendaciones si el viaje es largo

En el caso de aquellas personas que vais a hacer un viaje largo, lo más recomendable es que llevéis una maleta de dimensiones considerables para poder guardar bastantes prendas que os ayudarán a estar preparados ante cualquier imprevisto.

Maletas grandes

En el caso de que vayáis a hacer un viaje largo en avión lo más recomendable es facturar y escoger maletas medianas o grandes. No obstante es importante que tengáis en cuenta que hay que pensar tanto en las medidas como en el peso de la maleta ya que puede suponer un gasto adicional excedernos en estos datos.

Mochila

Si vas a hacer una excursión de un par de días quizá lo mejor sea que lleves una mochila con todo lo imprescindible y listo. Cuanto más ligero vayas en este tipo de opciones, mucho más cómodo estarás.