Recomendaciones a la hora de comprar una maleta

Si vas a comprar una maleta y no sabes bien cuál escoger o cuál podría ser la más recomendable en función de tus expectativas te dejamos una serie de recomendaciones que te permitirán seleccionar un modelo acertado a la par que adecuado. Toma nota de ello.

Busca calidad

Ten en cuenta la calidad de los materiales con los que está hecha la maleta. No siempre las maletas de carcasa rígida o semirrígida tiene la misma resistencia a los golpes. Lo más recomendable en este sentido es comprar maletas de 60 litros o lo que es lo mismo unos trolley de 20 kilos. Con esta cantidad te adaptarás a las normas homologadas en aeropuertos y que no causará recargo adicional al momento de viajar.

Maletas de doble fondo

Si cada vez que viajas haces desplazamientos largos las maletas con doble fondo son las más adecuadas. Y es que esta opción está especialmente destinada a viajes largos porque permiten introducir en ellas todo lo que necesites. Además son opciones que funcionan muy bien como separadores. Así en una parte puedes dejar la ropa limpia y al otro vas colocando las prendas que ya has usado.

No obstante, hay que tener cuidado con este tipo de maletas porque esta parte se queda con un pequeño porcentaje de espacio, aunque hay algunas que por su tamaño el espacio de la manija es de lo menos importante, si deseas aprovechar todo.

Maletas con ruedas

Por comodidad las maletas con ruedas siempre serán más recomendables. Desde hace mucho tiempo que no usamos ya la fuerza para trasladar una maleta. Gracias a las maletas con ruedas podemos ya transportar todo el equipaje sin que ello suponga un mayor esfuerzo.

Cuidado con el material

Otro punto importante que debes tener en cuenta es la composición de los materiales, la idea es que el tamaño no suponga cargar un peso exagerado y policarbonato puede ser tu mejor aliado puesto que es un material ligero y al cargar la propia maleta se puede ajustar a lo que tienes en el interior.

Con asas extensibles

Por tu comodidad no te olvides de escoger una maleta con asas extensibles. Las asas de la maleta pueden ser un problema si no son lo suficientemente cómodas así que lo mejor será que verifiques que sí se pueden extender lo suficiente como para caminar cómodamente con la maleta.

¿Carcasa rígida o no?

Las maletas de carasa rígida te ofrecen una mayor protección y seguridad, algo fundamental para los objetos de valor guardados en el interior de las maletas. También hay maletas mixtas, por lo que solo tienes que elegir el modelo que más te guste y te resulte más cómodo.

El color de la maleta

Piensa en el uso de que le vas a dar a la maleta. Las maletas de colores vivos son ideales para lograr identificarlas en la correa del aeropuerto y si las necesitas para hacer viajes de negocios o trabajo comprar maletas de colores clásicos como el negro, gris o marrón será la mejor opción.

Consejos para limpiar las maletas

Si tienes que desenfundar una maleta o acabas de comprar una y quieres limpiarla antes de usarla, no pierdas de vista estos consejos que te permitirán limpiar tus maletas de manera cómoda, rápida y sencilla.Y es que una acción tan cotidiana como es limpiar si aprendes a hacerlo adecuadamente puede serte de gran ayuda.

Anota estos consejos útiles sobre cómo limpiar cualquier tipo de bolsa o maleta de viaje, independientemente del tipo de material que sea, desde nylon, poliéster, lona, algodón policarbonato o cuero. Y es que por mucho cuidado que tengamos hay ocasiones en las que no se puede evitar que se ensucien las maletas, sobre todo si viajas en avión, por lo que tus maletas están fuera de tu control durante mucho tiempo.

Modo de almacenar

Cuando vayas a guardarlas si quieres preservarlas durante más tiempo es recomendable que tengas en cuenta si la maleta o la bolsa es plegable. En el caso de que no lo sea debe estar rellena con trapos, ropa o papel antes de almacenarlas para mantener su forma.

En el caso de que estés antes una bolsa realizada en piel debes guardarla en bolsas de algodón o fundas de almohada. Si el espacio te lo permite guarda las maletas con la cara frontal suave enfrentada a otras del mimo material en lugar de almacenarlas una encima de la otra. Tampoco te olvides de poner una bolsa de gel de sílice o una toallita secante dentro de cada maleta para mantenerlas secas y con olor agradable durante el tiempo que no la vayas a usar.

Tratamiento maletas de nylon o poliéster

Si tu maleta es de nylon o poliéster debes saber que es fácil de limpiar. Para ello solo tienes que utilizar un cepillo de cerdas suaves humedecido en agua tibia y jabón suave. Limpia toda la cara de la maleta y no solo los puntos sucios. También puedes utilizar cualquier limpiador de tapicería diseñado para tratar este material. Ten cuidado de no usar estos limpiadores en las zonas de cuero si las hubiese. Seca la maleta por completo a la sombra antes de guardarla.

Tratamiento de las maletas rígidas

Si tu maleta es rígida probablemente esté realizada a base de policarbonato. En este caso tendrás que utilizar un paño humedecido en una solución suave de agua tibia y jabón para lavavajillas. Limpia toda la tapa de la maleta y luego usa un paño húmedo para quitar los posibles restos de jabón. Ahora solo tienes que secarlo con un paño para que vuelva a brillar limpia.

En el caso de que la maleta rígida lo que presente sean marcas de desgaste utiliza una almohadilla de limpieza de las que borran marcas o incluso pasta de dientes con una esponja abrasiva para depurar y pulir la zona, Termina limpiando con un paño seco.

Limpieza de las maletas de piel

Las maletas de piel se pueden limpiar entera o quitar algunas manchas en casa y solo recurrir a una lavandería en seco para ocasiones especiales luego añade un buen acondicionador para protegerla de futuras manchas y mantener la piel cuidada y brillante.

Prendas que no pueden faltar en tu maleta durante el verano

¿Vas a hacer una escapada de verano o te vas de vacaciones y te asaltan las dudas sobre cómo lograr hacer la mejor maleta posible? No te preocupes si introduces en tu equipaje estas diez prendas que te acercamos lo conseguirás.

1. Alpargatas

El verano es una época de descanso así que apuesta por el zapato cómodo con un toque chic como son las alpargatas. Si quieres lucir un modelo que además desprenda calidad mejor si optas por modelos cosidos a mano.

2. Sombreros

Los sombreros serán fundamentales para proteger tu cabeza del sol. Por ejemplo puedes optar por un sombrero tipo Panamá. Se trata de un tipo de sombrero que aportará elegancia a cualquier look, por desenfadado que sea. Y es que este tipo de pieza funciona genial tanto con pantalones de lino como al de traje de chaqueta cruzada. Podrás jugar con el ancho del ala y el color de su cinta para un estilo más clásico o más juvenil.

3. Gafas de sol

Sin duda un básico que no puede faltar en las maletas de verano. Además elige bien el modelo para proteger tus ojos y con un diseño que encaje en tu personalidad, recuerda que será lo primero que de nosotros vea nuestro interlocutor.

4. Traje de baño

Si nos vamos de vacaciones en verano lo más habitual es que acabemos visitando una piscina o una playa así que el traje de baño es otro de los básicos en toda maleta estival que se precie. Lo más correcto en el caso de los hombres es optar por un modelo tipo bóxer que termina por encima de la rodilla. Los modelos slip, aun teniendo un cuerpo escultural, mejor reservarlos para el entrenamiento en piscina. El uso del traje de baño, independientemente del modelo, queda estrictamente reducido al mar o la piscina.

5. Camisas de lino

Tanto para hombre como para mujer no debes dejar pasar la oportunidad de meter una camisa de lino en tu maleta. Se trata de otro de los clásicos por excelencia del verano con el que añadir un toque serio al conjunto informal y con el que poder, además, restar seriedad a otras piezas. Cuello estándar o Mao, blanca, rosa, beis o de cualquier tono veraniego, este tejido ha sido, es y será por años el compuesto estrella de cada verano. No lo olvides en casa.

6. Jersey de algodón

Si tus vacaciones van a ser en una zona algo más fría no olvides meter un jersey de algodón o una chaqueta fina.
Sus agradables noches agradecen una cómoda chaqueta o en su defecto un jersey de algodón, que resulta fácil de transportar, ligero y suficiente para alargar la salida nocturna. Mejor decantarse por colores propios del verano y dejar las tonalidades más oscuras hasta la llegada del otoño.

7. Bermudas y pantalones cortos

Tanto las bermudas como los pantalones cortos son prendas que no conviene abusar de ellas en la ciudad. Al contrario de lo que ocurre con el traje de baño, estas permiten entrar en una tienda a por esa compra de última hora así que pueden tener un papel.

Diferencias entre hacer una maleta de invierno y de verano

En función de la época del año en la que nos encontremos tendremos que hacer un tipo de maleta u otro. Y es que no es lo mismo hacer una maleta pensada para los meses más fríos del año que hacerla para el verano. De este modo será aconsejable tener una serie de aspectos en cuenta.

Maleta pensada para invierno

Si lo que quieres es preparar una buena maleta de invierno te recomendamos que hagas una lista de todo lo que vas a necesitar teniendo en cuenta el destino al que vas a ir. Así podrás ir repasando la lista a medida que se acerque el viaje y matizar o rellenar con más cosas, será más fácil hacerla porque te llevarás sólo lo que necesites algo fundamental ya que esta ropa ocupa más.

Elige bien la ropa de invierno que vas a llevar. En el caso de que vayas a un lugar bastante frío, lo mejor será que escojas prendas como un jersey polar. Lo más recomendable es llevar ropa polivalente con la que puedas adaptarte a diferentes temperaturas diurnas y nocturnas.

Para evitar que esta ropa ocupe más espacio en la maleta del deseado lo mejor será que la metas en bolsas de compresión. Si usas este tipo de bolsas, ahorrarás espacio, pudiendo poner incluso más ropa que necesites. Una vez ya tengas la ropa en las bolsas tendrás que colocarla en la parte central de la maleta.

Por lo que respecta al calzado lo mejor será que apuestes por modelos cómodos y especialmente aislante del frío. Hay que tener en cuenta las temperaturas, la lluvia, la nieve y si vas a hacer mucha actividad física.

Maleta de verano

En el caso de que tengas que hacer una maleta pensada para los meses de calor lo mejor será que sigas los siguientes pasos. Lo primero que tienes que tener en cuenta es el tiempo que va a hacer en el destino al que vas. Si se va a viajar a algún país donde las estaciones sean diferentes y la temperatura suele variar lo mejor será que lo tengas en cuenta y lo consultes antes.

Un buen modo de hacer la maleta de manera correcta pasa por colocar primero las prendas que más pesen en la parte inferior y dejar las más delicadas para el final. Las prendas de algodón pueden ir enrolladas para que ocupen menos y aprovechar el espacio que quede en las bolsas de los zapatos para meter los calcetines y/o la ropa interior.

En el caso de que vayas a facturar la maleta, es aconsejable meter en el equipaje de mano algunos productos imprescindibles de aseo y ropa interior por si la compañía aérea pierde las maletas y tienes que sobrevivir sin tus cosas los primeros días de vacaciones. Todo ello, como decimos, planificando la maleta con tiempo eligiendo la ropa adecuada y establecer una lista con las cosas que se van a necesitar. Y es que este punto será común también en el caso de las maletas de verano e invierno.